February 13, 2019

January 30, 2019

January 16, 2019

January 9, 2019

October 3, 2018

August 22, 2017

Please reload

Entradas recientes

Vida en las Redes Sociales

February 15, 2017

Hablando de redes sociales, la línea de la prudencia que divide lo compartible de lo privado es muy delgada. Animarme a escribir un blog de la vida como una familia especial fue algo que honestamente tomó mucho trabajo de convencimiento, pero resulta ser algo que me agrada.

Me gusta compartir nuestras experiencias con escuelas y médicos, platicarles de los temores que hay y de las sorpresas que nos da la vida.  Pero es motivo constante de preocupación, ¿será demasiada información personal? ¿Podrán relacionarse con nosotros? ¿Qué pensara Gil cuando sea más grande y se dé cuenta de que hay tanta información de su vida en el internet?

 

Cuando Gil nació Instagram no existía, Facebook era  "la nueva moda" y podríamos incrementar la nostalgia mencionando a myspace y hi5.

Los blogs eran un nuevo concepto en el mundo de familias con hijos con necesidades especiales.  La información sobre Síndrome de Down que era fácilmente accesible  eran ensayos médicos, libros con fechas de primera edición de los ´70´s y ´80´s principalmente.

En ese tiempo no había grupos de apoyo locales para padres especiales y cuando hice contacto con un par de mamás especiales no hubo una conexión. Nuestras circunstancias no eran similares, la situación médica y cognitiva de nuestros hijos era muy diferente, al punto que simplemente no pudimos hacer un contacto personal.

 

Una de las razones por las que me animé a escribir un blog personal fue por la necesidad de compartir, decir en “voz alta” todo lo que pasa detrás de la mente de unos padres especiales, en su mayoría la mía, mi voz como mamá especial. Claro que está la familia extendida, los amigos, los doctores, los psicólogos,  pero yo en muchas ocasiones me encontraba callando bastante, compartiendo solo el 70% de las cosas. Temía ser juzgada, ser calificada como madre, y que nos tuvieran lástima. También que nos dijeran, como ocurrió en varias ocasiones, “ustedes están súper bien” cuando platicaba algo que para mí no estaba bien.

 

El blog me da la oportunidad de decir mucho más de lo que anteriormente me había animado a compartir, pero es como una espada de doble filo. No es anónimo, a este proyecto no solo he puesto mi cara y la de Gil, sino a toda mi familia y algunas amistades.  Es mucha responsabilidad soltar esta información en el gran abismo cibernético.

 

Por eso es que “Acompáñame” no fue intencionado en ser una pantalla exclusiva de nuestra familia, por eso hay bloggers invitados, hay notas de interés y hay mensajes de motivación y concientización.

 

Entiendo cuando me mandan sus mensajes con preguntas y  platicándome de sus hijos o familiares, cuando en la calle me platican sus historias y en el momento que les pregunto si las podemos compartir en este espacio, dudan.

 

Exponerse en las redes sociales da miedo.

 

Pero recuerdo los días que Gil era bebé y nos la pasábamos explorando, nos detenían para admirarlo  y en muchas ocasiones me decían: “qué bueno que no lo tienes encerrado en la casa. Así era antes, por pena o miedo no los sacaban”.

Yo no quiero esconder a mi hijo, y decido seguir con este proyecto de Blog. Compartiendo quizá de más algunos detalles de nuestra vida, a través de los medios que son ahora parte básica de nuestros días.

 

No les miento, he escrito varias cosas que no me animo a publicar, sé que hay personas que he elegido que no estén en nuestras vidas y leen los blogs y ven las fotos y todo esto me pone a pensar: ¿realmente vale la pena?

 

La respuesta viene en afirmativo cuando recibo un mensaje, cuando hago una conexión personal con otra mamá, cuando un médico me dice: “visité la página y la recomendé".

 

 

Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Basic Square

Somos mas Parecidos que Diferentes