February 13, 2019

January 30, 2019

January 16, 2019

January 9, 2019

October 3, 2018

August 22, 2017

Please reload

Entradas recientes

Aventuras en el súper mercado

November 29, 2016

No sé ustedes pero para mí hacer las compras semanales del súper es de las tareas rutinarias que me encantaría omitir de mi lista de pendientes, sin embargo es de las actividades que resulta funcionar como un campo de gran aprendizaje para Gil.

 

En los pasillos del súper se puede aprender a contar, buscar, seguir indicaciones, y aprender a esperar el turno.

 

Desde que él era muy pequeño hemos aprovechado las oportunidades que un súper mercado presenta para una lección. En ocasiones es también una oportunidad de juego, Gil corre buscando los monitores de las cámaras de seguridad y prosigue a modelarles todo lo que lleva en  el carrito.

 

No siempre me acompaña Gil  al súper, como les mencionaba es de mis actividades menos favoritas,  normalmente voy con tiempo limitado y paciencia limitada así que cuando Gil va conmigo es un evento para el cual me armo de paciencia y me aseguro no tener hambre porque si no de todo me encontraré comprando.  

Mantener limitadas las visitas de Gil al súper sirve para que la experiencia se siga sintiendo fresca y no pierda su factor de interesante. También aseguro de que siempre haya  una lección nueva que aprender.

 

Hace unas semanas tuve una sesión de escuela de padres donde el tema principal fue los cambios por los que está pasando Gil, se encuentra en la etapa que llaman “pre pubertad”, tiene curiosidades nuevas, deseos de autonomía nuevos, y una de mis tareas para enfrentar esta nueva etapa de nuestras vidas fue pasarle más y diferentes responsabilidades a las que está acostumbrado. 

 

Recurrí al conocido campo del súper mercado para comenzar.

 

Anteriormente en nuestras visitas yo le iba nombrando las cosas que teníamos que comprar, él me ayudaba a buscarlas y en el camino Gil iba pidiendo los artículos que a él le interesaba comer: galletas, gelatina, chocolate, etc.,  a los cuales yo me guardaba el derecho de aceptar o rechazar.  

En esta ocasión antes de bajarnos de carro le dije su lista de compras que consistía de 5 cosas que él tendría que recordar y buscar. Le expliqué que primero terminaríamos con mi lista y después sería su turno, creo Gil nunca me había permitido hacer las compras tan rápido y con cero desviaciones.  El momento en que fue su turno, se volvió serio y decidido a cumplir su misión, y como si me estuviera poniendo a prueba a mí me pregunta: “¿Qué tengo que comprar mamá?”, con tan solo ver mi gesto dijo: “ah sí, ya me acorde”.

 

Los siguientes 10 minutos en que tardamos para recolectar los artículos que eran su responsabilidad Gil se iba llenado de orgullo y cuando estábamos por terminar se detiene y me dice “¿viste mamá? :

  • pan

  • gelatina

  • agua

  • plátano

  • yogurt

Su forma de decirme: “no se me olvidó nada, todo lo encontré”.

 

En ocasiones por las prisas, o por no complicar más un día, no damos espacio para estas pequeñas victorias. Trabajamos diario para estos triunfos, es increíble cómo podemos olvidar saborearlos, pues son la evidencia y el premio de toda la dedicación de nuestros días. En ese momento en el súper, Gil me recordó la importancia de estos pequeños logros, la alegría con la que nos llenan a los dos y las bases que forman para los siguientes pasos.

Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Basic Square

Somos mas Parecidos que Diferentes