February 13, 2019

January 30, 2019

January 16, 2019

January 9, 2019

October 3, 2018

August 22, 2017

Please reload

Entradas recientes

Acompañante

July 20, 2016

 

Esa voz como acompañante de mi conciencia que me estuvo insistiendo desde hace más de dos años en que yo escribiera un blog, quien es una de  mis amistades más preciadas,  Alejandra Santa Ana, es nuestra invitada esta semana.

 

Cuando le dije "Gil tiene síndrome de Down" inmediatamente me respondió "¿y qué? tu puedes con eso" y abrazo con más cariño a Gil quien estaba cómodamente adormilado en sus brazos y le susurro "estas hermoso". Desde ese momento no ha tenido mas que confianza en mis habilidades como mamá, y me recuerda lo que es ser "Sandra".  Gracias por siempre estar de mi lado y por darme tu amor incondicional. 

 


Esta semana Alejandra nos platica (haciéndome reír y llorar) de su experiencia como colaboradora en nuestro proyecto de "Acompáñame".

 

 

Tengo la fortuna inmerecida de ser la madrina de Gil, y de contar a su madre como una de las personas más allegadas a mi corazón. Conocí a Sandra en tercero de secundaria, ella venía de una escuela más nice, toda ella era más nice y sigue siendo una persona con una elegancia natural que de no ser por su también innata dulzura caería mal. Sabrá Dios en su infinito misterio por qué nos unió siendo tan diferentes, pero henos aquí por ahí de 23 años después con la misma confianza inocente de nuestra juventud.

 

Otro golpe de suerte para mí ha sido el privilegio de aportar mi granito de arena a Acompáñame, el proyecto de Sandra y su familia que tiene el atinado propósito de acercar información útil sobre Síndrome de Down a quien la necesite. Aquí he tenido un vistazo previo a las entradas del blog, hago sugerencias, corrijo puntos, comas y tildes, pero sobre todo lloro.

Varios kleenex cumplen su cometido mientras leo las palabras de Sandra, pues en sus textos veo el sentimiento desnudo, la vulnerabilidad, las alegrías, las frustraciones, las tristezas y los triunfos que van de la mano con darle a Gil todo lo que necesita para salir adelante. En resumen veo la verdad, veo a una madre entregada como lo somos la mayoría pero que siempre tiene que dar un extra; para su bien o para su mal le tocó estar en una posición de dar un ejemplo constante de paciencia, firmeza y tesón. No digo que lo que leo me cae de sorpresa, ya estaba enterada de la mayoría de las tareas de Sandra  y sabía que sus días estaban invariablemente llenos; mas leerlo de golpe y en primera persona obliga a dar un paseo en sus zapatos y más conmovedor aún en los zapatos de Gil.

 

Es evidente en el progreso de Gil, en el empuje de sus padres y en el cariño incansable de sus abuelos que el amor no conoce obstáculos invencibles.

 

Ya son 10 años de chamba sin parar! y el camino sigue. Es trabajo real, exhaustivo y como todo esfuerzo hecho con amor, es enriquecedor para quienes lo hacen y también para quienes lo atestiguan.

 

Yo, como testigo y lectora, doy testimonio de un trabajo bien hecho por Gil y por su madre. Seguiré espiándolos en su andar hasta donde me lo permitan para dar fe de lo que produce el trabajo constante hecho con todo el corazón: dos seres adorables, ejemplares y elegantes. 

 

Es increíble el poder que tiene el apoyo de nuestros seres queridos ¿no creen?  Compartan con nosotros sus propias experiencias. 

Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Basic Square

Somos mas Parecidos que Diferentes