Buscar
  • Sandra R.

Primeras calificaciones del año escolar


Desde que Gil comenzó su educación primaria sus evaluaciones escolares han sido muy distintas a las de sus compañeros de salón. En esa semana en la que los demás alumnos se sientan a contestar un examen, Gil tiene oportunidad de trabajar directamente con su maestra. No recibimos periódicamente una guía de estudio para prepararnos para la semana de evaluaciones, él no recibe un examen, no es evaluado en su habilidad de retener cierta información y saber exponerla en un examen en papel.


En primero de primaria su boleta consistía de una calificación promedio de 8, sin material de trabajo que la justificara. Esa calificación era simplemente el promedio de los números que la maestra ponía a un lado de su nombre.

Para segundo de primaria con el cambio de Colegio, el trabajo de escuela comenzó a ser algo que Gil tenía que realizar. Su maestra comenzó a ponerle metas, y su trabajo escolar era evaluado de una forma constante, es como si Gil siempre estuviera en periodo de evaluaciones. Se esforzó tanto por mejorar su desempeño que hasta un reconocimiento se ganó.


Una calificación promediada de 10 se ganó en tercero de primaria, pero una vez más era una calificación que no tenía sustento.


Calificaciones en la boleta escolar nunca han sido un tema de gran importancia para nosotros, sabemos que el sistema educativo en México no tiene manera de evaluar el progreso escolar de Gil. Nosotros llevamos lo que es una evaluación constante, es decir, cada semana vemos qué tema se le está complicando, qué tema le llama la atención, qué temas son los que ya no nos preocupan tanto.


El trabajo que Gil realiza en sus terapias y en casa es nuestra manera de evaluarlo, cuando tiene periodos de mayor aprovechamiento recibe sus porras y felicitaciones. De igual manera cuando anda de flojito hacemos cambios en las dinámicas para motivarlo.


En este nuevo año escolar que comenzó en Agosto no sabíamos que esperar, llegaría una maestra nueva a la escuela y no sabíamos su manera de trabajar.

Después de las primeras semanas de clases y las primeras citas entre Psicóloga, Maestra y yo mamá, llegó ese momento de emoción “parece ser que será un buen año”.


Cuando llega el momento de la primer entrega de boleta escolar al abrir el folder de Gil me encuentro con calificaciones que van desde 10 hasta 7.5, y mi curiosidad fue picada.


Cuando es momento de hablar con Miss Patricia, su maestra de 4to de primaria, le pregunto: “¿tengo mucha curiosidad de como llegaste a 7.5, porque eso me indica que lo promediaste con algo?” lo que no le dije y me quede pensando fue: “nunca nadie lo había promediado, ¿Cómo le hiciste?”


Me imagino que en la mayoría de las escuelas el mecanismo es el mismo, el examen tiene un porcentaje, las tareas otro, participación otro, etc. En los 3 años de primaria de Gil nunca se había aplicado este método para él.

Miss Patricia me respondió que efectivamente lo había promediado, tomó en consideración su interés y participación en la materia, para el porcentaje correspondiente al examen ella consideró el trabajo que Gil realizó directamente con ella, fue en ese momento que el 7.5 que Gil se ganó en Historia para mí fue un 10.


Las materias en las que Gil obtuvo las calificaciones más bajas fueron Historia y Geografía, en la plática le admití a miss Patricia que son temas que no manejamos en terapias o casa, no porque no las considerara importantes sino porque como mamá yo no me había dado a la tarea de agregarlos a la lista de temas de ver con Gil.

Por eso fue que ese 7.5 y 7.9 fueron mucho más significativos para mí. Representan un trabajo y esfuerzo que Gil hizo de una manera más independiente, representan un trabajo que la maestra hace con Gil y ella puede evaluar de una manera objetiva.

Son calificaciones significativas porque son muestra de que Gil es considerado un alumno como sus demás compañeros de salón, y por eso, gracias Miss Patricia!


#VidaDiaria #Escuela #Acompáñame

29 vistas

Somos mas Parecidos que Diferentes